Clásico contemporáneo: el BMW Z3 cumple 25 años

13 septiembre 2020
Con 297.087 unidades producidas, es el roadster más exitoso de la firma de Munich y su primer producto fabricado en la planta estadounidense de Spartanburg. Fue diseñado por Joji Nagashima, quien se inspiró en el bellísimo 507 de la década del 50 para darle forma a su silueta y tuvo varias motorizaciones a lo largo de su vida comercial, desde un 1.8 de 115 CV hasta un 3.2 de 325 CV, siempre con tracción trasera.
bmw z3

Tener un roadster está en el imaginario colectivo de muchísimos fanáticos de los autos como uno de sus ideales: es un vehículo siempre asociado al disfrute, a la libertad de circular sin techo y también al lujo y a la deportividad. Y en ese sentido, una de las marcas que mejor sabe interpretar estos conceptos es BMW, que posee una de las sagas con más historia y tradición dentro de este formato y al Z3 como a su más exitoso representante, un modelo que acaba de cumplir 25 años y que muchos señalan como un futuro clásico o como mencionamos en el título, un clásico contemporáneo.

z3

Repasemos brevemente su historia: nació como reemplazante del Z1, que tenía como rasgo más peculiar y hasta excéntrico la apertura de sus puertas, que se deslizaban hacia abajo. El Z3 apostó por un estilo más conservador, pero muy atractivo: sus líneas estaban inspiradas en el recordado BMW 507, considerado uno de los cabriolet más bellos de la historia. El lápiz de Joji Nagashima, su diseñador, respetó y reinterpretó a la perfección las proporciones del descapotable favorito de Elvis Presley, con un sector frontal alargado, habitáculo desplazado hacia atrás y una cola corta, con trazos suaves y redondeados, formas musculosas pero nada de aristas filosas y líneas excesivamente tensas como se acostumbra en la actualidad. A la vez, su estética se adaptaba por completo a la corriente de diseño de esa época de BMW, que dio como resultado algunos de sus modelos más recordados como el Serie 5 E39 o el Serie 3 E90. Modernos, pero sin alejarse de la sobriedad habitual ni recurrir a detalles forzados para llamar la atención como los enormes riñones actuales.

z3 bmw

Una particularidad del Z3 es que se fabricó en la planta de Spartanburg en Estados Unidos, siendo el primer modelo de la marca en salir de aquellas instalaciones, hoy especializadas por completo en su gama de SUV’s. Inicialmente, la firma de Munich había proyectado comercializar 15.000 unidades en su primer año, un número muy razonable teniendo en cuenta que sólo se fabricaron 8.000 unidades de su antecesor. Pero ni los pronósticos más alentadores se acercaron a la demanda real que tuvo, superando todas las expectativas: nada menos que 297.087 unidades producidas entre 1995 y 2002. Hasta el momento, ningún otro roadster de la marca alcanzó una cifra similar. En ello colaboró el impacto que generó su debut en la película Goldeneye de la saga del 007, a los mandos de Pierce Brosnan como el agente James Bond, justo antes de su presentación al público.

bmw z3

Desarrollado sobre la plataforma del Serie 3 E36, compartió sus mecánicas, con motores de 4 y 6 cilindros en línea y por supuesto, tracción trasera. En una primera etapa, sólo estuvo disponible con los pequeños 1.8 de 115 CV y 1.9 de 143 CV, pero en 1997 llegaron los míticos seis cilindros: un 2.8 de 192 CV y 280 Nm de torque y el más picante, un 3.2 de 321 CV y 350 Nm de par para la variante M. En cuanto a transmisiones, para el mercado norteamericano se ofreció una caja automática de 5 marchas, pero también existió la posibilidad de equiparlo con una caja manual de 5 velocidades.

interior bmw

Para ofrecer un mayor dinamismo al volante y un plus de deportividad, contaba con suspensiones específicas, con una puesta a punto más rígida y adecuada a sus características. Adicionalmente, fue uno de los pioneros en contar con ayudas electrónicas: además del ABS, añadía el control de tracción ASC+T.

En 1999, con más de 170.000 unidades vendidas, llegó el momento de su actualización, con leves retoques en su diseño –nuevos faros delanteros y traseros y cambios en el paragolpes-, pero sobre todo con novedades en su mecánica: la versión de entrada de gama mantuvo un cuatro cilindros, ahora de 1.9 litros y 117 CV, el resto se pasó por completo a los seis en línea, con un 2.0 de 150 CV –luego reemplazado por un 2.2 de 170 CV-, más un 3.0 de 231 CV. Mención aparte para la versión M, con el 3.2 llevado hasta los 325 CV y 354 Nm de torque.

motor z3

Un año después, el Z3 recibió la que fue la última incorporación a la gama, una inédita versión Coupé, con techo rígido y con un portfolio más reducido, ya que sólo se ofreció con las opciones más potentes. De esta variante se fabricaron 18.000 unidades, manteniéndose en producción hasta el final de la vida comercial del roadster.

bmw z3

Justamente, hablando de su final, su despedida llegó el viernes 28 de junio de 2002. Un adiós por la puerta grande, con cifras de ventas que difícilmente vuelvan a repetirse en esta época dominada por los SUV’s y que deja cada vez menos lugar para los descapotables. Apenas salió de la línea de montaje, aquella última unidad ya tenía reservada su lugar en el BMW Spartanburg Zentrum Museum, dentro de la misma planta que la vio nacer.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero BMW el 13 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales