SKF y la industria automotriz

La historia de una rubia que maneja un Volkswagen Constellation 19.320

16 diciembre 2015
Se llama Virginia Carolina Melchor, tiene 24 años, es preciosa y maneja hace cinco años un camión de la marca alemana en tacos, vestido y maquillada. Una historia realmente increíble.

La División Camiones y Buses de Volkswagen Argentina difundió la divertida historia de Virginia Carolina Melchor, una mendocina de 24 años que trabaja como chofer de un Constellation 19.320 haciendo transporte de cargas a Chile en Dulce FGD, la empresa que lleva adelante junto a su marido.

La rubia del camión amarillo, como la conocen en el ambiente, nació prácticamente arriba de los camiones, ya que su padre le transmitió la profesión desde chica. “Mi papá me dio todo y me enseñó sobre ética y moral. Escucho todos sus consejos de conducción y sermones, pero el que me enseñó a manejar un camión fue mi marido”, dice Virginia.

No me costó nada manejarlo. Fue automático, algo innato. Lo único que tuve que practicar durante un tiempo fueron las maniobras de marcha atrás, pero después de 6 meses ya estaba confiada”, comentó la joven que conduce camiones hace 5 años.

conductora-camion¿Qué significa el Volkswagen Constellation 19.320 para ella?Es mi primer camión. Con él aprendí todo. Lo heredé de mi marido a los 100 km. Desde entonces es con el único que he andado y no me lo saca nadie. Es muy fuerte explicar el sentimiento con el camión. Tiene mucha historia y por eso es muy importante. A veces me acongojo pensando que quizás algún día no lo tendré o manejaré más. Es un gran compañero, sólo falta que me abrace o me hable”, confesó la rubia del camión amarillo.

¿Cómo es su experiencia a bordo del camión?Con él cruzamos la Cordillera desde hace más de 4 años. Transportamos hasta 45 toneladas de cereales y rinde a la par de cualquier otro. No tengo nada que reprocharle. Me rinde y me lleva y me trae sin problemas. De hecho, me preguntan cómo hago para que rinda como lo hace”.

¿Cuáles son las bondades del Volkswagen Constellation?Es un camión noble. Con un motor de 320 CV es excelente en lo que hace. En un camino sinuoso de cordillera tal vez necesitamos unas 9 horas para hacer 260 km. Nunca tuvimos problemas de consumo, ya que vamos entre 80 y 85 km/h para cuidar el gasoil y bajar la montaña de manera segura”, explicó la rubia.

¿Qué le reclamarías a tu camión?Un freno motor más potente para las bajadas y una cama más grande. Si bien la cabina es muy amplia y cómoda por la altura, lo único que encuentro pequeña es la cama. Si bien vamos en dos camiones, dormimos juntos con mi marido. Yo soy flaquita, pero él más o menos”, acotó Virginia entre risas.

¿Cambió algo de su vida por conducir un camión?Me visto igual, soy la de toda la vida. Manejo de tacos (algo que no está prohibido y que me resulta muy cómodo porque me da altura al pedal), maquillada, con vestidos, polleras, soy súper femenina. Por los rincones del camión hay zapatos, vestidos, perfumes, maquillajes, de todo”, comentó Virginia, que tiene tuneado el interior de su camión con cortinas y peluches en vivos negros y rosas.

¿Son celosos tu marido y tu papá por la vida que llevás?En cuanto a los celos no hay ningún problema. Mi marido es muy maduro y entiende que al estar en un medio de hombres puede ocurrir que yo sea mirada. Mi padre, en cambio, está súper celoso. Una vez me cambió el chaleco refractario por el de él ya que era más largo y de ese modo me tapaba más. Papá es terrible”.

Seguinos en Facebook:
Daniel Panzera

Daniel Panzera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales