Proyecto D90B: Toyota anunciaría la producción de su esperado B-SUV en Brasil hacia fin de año

6 septiembre 2022
Según la web brasileña AutoData, la firma nipona planea anunciar en los próximos meses la fabricación de un tercer producto híbrido, que sería justamente el B-SUV. Actualmente en pleno desarrollo, utilizará la plataforma DNGA, la misma de la nueva generación del Yaris para mercados emergentes, que también se produciría en el país vecino.
Toyota B-SUV

Toyota viene amagando desde hace varios años con su desembarco masivo en el segmento B-SUV en nuestra región, una de las últimas categorías que le quedan por conquistar y donde llamativamente aún no tiene presencia. Sin embargo, esto pronto podría cambiar: finalmente, la marca japonesa anunciaría la producción de un tercer producto en la planta de Sorocaba.

Así lo asegura la web brasileña AutoData, que señala que se trataría justamente del esperado B-SUV. Vale recordar que la marca ya venía hablando desde hace más de un año sobre sus intenciones de sumar un nuevo vehículo híbrido flex en el país vecino y, considerando que ya cuenta con el Corolla y Corolla Cross, todo indicaría que se tratará del Sport Utility de entrada de gama.

Conocido internamente como Proyecto D90B, estará desarrollado sobre la plataforma DNGA, la misma de la nueva generación del Yaris para mercados emergentes presentada recientemente en Tailandia y que la firma nipona ya confirmó su producción en Brasil para los próximos años. Si bien en su momento se dijo que el modelo a fabricar sería el Raize, tiempo después la idea fue descartada ya que se trata de un vehículo que no se adaptaría del todo al gusto y los requerimientos de los clientes de América Latina, debido a que resulta bastante pequeño –mide menos de 4 metros de largo-. La otra opción era el Yaris Cross europeo, también descartado debido a su costo más elevado. La solución sería una opción intermedia entre el Raize y el Yaris Cross, que está siendo desarrollado y que sería presentado en Brasil en 2025.

Hasta el momento no se sabe mucho del B-SUV, pero estimamos que compartiría la mecánica ya conocida y producida por los otros híbridos de la marca, el motor naftero 1.8 asociado a un motor eléctrico, con 122 CV y sistema autorrecargable. De concretarse este proyecto, coincidirá con la radicación de la plataforma DNGA, necesaria para fabricar la nueva generación del hatchback/sedán del segmento B, también prevista para los próximos años, por lo que todo tiene lógica.

(*) imagen de portada a modo ilustrativo. Fuente: K-Design.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Toyota el 6 de septiembre de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *