noticias camiones buses

Prueba Citroen C-Elysee 115 CV Feel

24 enero 2017
El Citroen C-Elysée se destaca por su equipamiento de seguridad, por su gran habitabilidad y capacidad de baúl.

De las pistas a las calles, de la gloria al uso cotidiano. El Citroën C-Elysée llegó el año pasado a la Argentina con un antecedente exitoso: fue el auto que consagró tres veces campeón mundial del WTCC a José María Pechito López. Del increíble mundo de la competición se traslada a uno mucho más racional, el de la vida diaria y las obligaciones. Para ello este auto tiene sobrados argumentos para triunfar ante rivales con peso e historia.

Es un sedán compacto del segmento B2, con buen espacio interior, gran capacidad del baúl, confort y un interesante equipamiento de seguridad de serie. Una propuesta tentadora para una familia que está buscando un auto confiable capaz de satisfacer las necesidades diarias y de ser el compañero ideal de unas ansiadas vacaciones.

Se produce en Vigo, España, sobre la plataforma PF1 del grupo PSA que también se utiliza para la fabricación del Citroën C3 y los Peugeot 208 y 301.  Con el objetivo de satisfacer las necesidades de diferentes mercados alrededor del mundo, cada uno con sus características especiales, probaron al C-Elysée por más de 4 millones de kilómetros en situaciones extremas con diferentes condiciones climáticas y de superficie.

A la Argentina llegó mucho después que a otras mercados (se presentó en 2013 en varios países) y se comercializa con una sola motorización, naftera 1.6 de 115 CV y 150 Nm de torque, asociado a una caja manual de cinco velocidades.
La ecuación entre el precio y todo lo que ofrece cierra a la perfección y le permite ser realmente competitivo en la pelea con otros modelos del segmento. Subite con nosotros y vas a comprobar por tus propios medios de  qué se trata.

Diseño Exterior:
Cuando lo vimos por primera vez, nos pareció casi un C4 Lounge. Es que comparten genes, sobre todo esa gran parrilla cromada con el logro del doble chevrón en el centro. Pero después comprobamos que es un auto mucho más racional, austero y menos pretencioso.

Podríamos decir que el C-Elysée tiene un diseño conservador, con líneas fluidas pero bien marcadas. Es más discreto que elegante, más dinámico que deportivo. Hay una búsqueda de los diseñadores por transmitir solidez y robustez, pero no tratan de insinuar pretenciones de segmentos superiores.

Por medidas parece un auto de segmentos superiores, ya que es apenas más chico que un C4 Lounge. Mide 4,43 metros de largo (solo 20 centímetos menos que el Lounge), 1,75 metros de ancho y 2,65 metros de distancia entre ejes.
Hay pocos detalles que llaman la atención en su estética. Quizá desvíen la atención sus llantas de 16 pulgadas, con formato de rayos dobles, que calzan neumáticos Michelin de medidas 195/55 R16. También se destaca su marcada línea que zurca toda la extensión del auto, uniendo las ópticas delanteras con las traseras. El resto es una culto a la sobriedad que genera muchos adeptos.

Nos llama la atención que no presenta ningún guiño, seña o anclaje hacia la herencia deportiva que recibe del C-Elysée que obtuvo tres títulos mundial con Pechito López en el WTCC. Para los que quieren ponerle un poco de pimienta o sacarlo de la seriedad que lo caracteriza, Citroën ofrece una serie de accesorios que le pueden cambiar la cara, como el adorno de escape cromado, el deflector de baúl, las carcasas de retrovisores cromadas, el embellecedor de umbrales de puertas delanteras, y los baberos delanteros y traseros.

Diseño Interior:
En el habitáculo del C-Elysée aparecen sin dudas dos de sus mayores virtude: la habibilidad y la capacidad de carga. Si alguien elige este auto para llevar cómodamente a cinco adultos, con espacio para cargar el equipaje durante un viaje largo, no se equivoca.

En contraposición, al ingresar en el habitáculo sentimos que a nivel estilístico se quedó un poco en el tiempo, con un diseño demasiado austero, materiales y terminaciones que podrían mejorarse. Abundan los plásticos rígidos combinando negro, gris y algunas inserciones.

Conductor y acompañante viajan como si estuvieran en el living de su casa, y quienes se ubican atrás valoran especialmente el espacio para las piernas. La altura hacia el techo tampoco es una limitación, ni los más altos rozan sus cabezas con el límite del auto. Allí hay tres cinturones inerciales con sus respectivos apoyacabezas.

El volante y el asiento del conductor se regulan en altura permitiendo alcanzar una buena posición de manejo. Desde ese lugar se encuentra una excelente visión delantera y trasera.

Su volante revestido en cuero presenta, por detrás, los eternos controles para audio y velocidad crucero. En general los controles se ubicaron de manera intuitiva, salvo los de los levantavidrios , que están junto a la palanca de cambios y requieren un mayor esfuerzo para su operación.

Sobre la plancha de abordo, se encuentra un equipo de audio que no es de lo más moderno, sin pantalla táctil ni GPS, pero sí incorpora USB, AUX y Bluetooth, como para no quedarse fuera del sistema. Que sea un auto familiar no significa que los futuros clientes no sean tecnológicos. Los comandos del aire acondicionado son los mismos que venimos viendo en toda la gama Citroën desde hace diez años. Tratándose de un modelo que se estrenó en Argentina esperábamos quizás algo un poco más jugado.

El baúl posee uno de los volúmenes más destacados de un segmento donde este detalle resulta tan importante, porque estamos hablando de autos elegidos generalmente para parejas con chicos. Son 506 litros de capacidad, lo suficiente para ubicar dos valijas grandes y algunos bolsos si nos vamos de viaje. Supera los 450 litros de su hermano mayor, el C4 Lounge. Además, el respaldo del asiento trasero puede fraccionarse en proporciones 2/3 y 1/3. Es sencillo y permite una gran modularidad para brindar un espacio de carga adicional.

La rueda de auxilio es del tipo temporal en medida 185/65 – 15. Punto negativo en este aspecto porque ya hemos explicado cientos de veces que no representan una solución para la realidad vial argentina. Debería traer una de características similares a las cuatro rodantes poder rodar tranquilamente sin limitación de velocidad y kilometraje.

Vale la pena destacar la buena dotación de portaobjetos distribuidos en todo el habitáculo, entre gavetas, portabotellas y alojamientos más pequeños, para que nada viaje suelto.

Instrumental:
El panel de instrumentos es básico pero los números grandes y sus escalas ofrecen una lectura clara y sencilla, como debe ser. Son dos grandes cuadrantes circulares (cuentarrevoluciones y velocímetro). En el centro se encuentra un display naranja con información de la computadora de a bordo y el indicador de nivel de combustible. Sin embargo, no ofrece un registro de la temperatura del motor.

En términos de error de velocímetro lo medimos a distintas velocidades, es así que registramos que para 80 km/h de velocidad la real era de 75 y así sucesivamente, para 100 km/h 95; para 120 km/h 116 y finalmente para 130 km/h fue de 125. El error promedio teniendo en cuenta las diferentes velocidades fue de 4,6%.

Equipamiento:
Lo más importante de su aceptable nivel de equipamiento es la dirección asistida eléctrica, el limitador y regulador de velocidad, y el aire acondicionado digital que nos resultó un tanto insuficiente para estos días de excesivo calor. A su vez, el equipo de audio trae cuatro parlantes que brindan un sonido de alta fidelidad en todo el habitáculo.  Además, puede conectarse a dispositivos externos, USB o vía Bluetooth y de esta manera reproducir música propia.

El modelo cuenta con levantavidrios eléctricos delanteros y traseros, que están ubicados, como dijimos,  en una posición demasiado incómoda, delante de la palanca de cambios. A su vez, los espejos exteriores se regulan eléctricamente.  Por su parte, dispone de un cierre centralizado automático en rodaje con comando a distancia.

Desde el interior del C-Elysée se puede abrir el baúl a través de un simple botón y también es posible regular la altura de los faros para obtener una mejor visibilidad de los caminos y no encadilar a los vehículos que vienen de frente.

En el centro de la plancha de abordo se ubica su pantalla clásica en negro y con letras naranja para la computadora de abordo, que entrega info sobre el kilometraje parcial y total, autonomía, la temperatura exterior y otros datos. A esta altura, y teniendo en cuenta que se trata de un vehículo nuevo, esperábamos una pantalla táctil multimedia, como presentan otros exponentes del segmento.

Seguridad:
Citroën Argentina nos sorprendió con el nivel de protección que el C-Elysée ofrece de serie, superando lo que exige la ley, con el sistema Antibloqueo de Frenos ABS, los airbags frontales y los anclajes ISOFIX para sillas de retención infantiles. Más allá de la protección frontal de conductor y acompañante también incluye airbags laterales. Vale la pena destacar la inclusion de cinco apoyacabezas (todavía hay modelos que no traen el trasero central)  y cinco cinturones de seguridad inerciales. Bien por Citroën por este completo sistema de retención.

El sistema de frenos (delanteros a discos ventilados y traseros a campana) están asistidos por el Repartidor Electrónico de Fuerzas de Frenado (REF) y el Asistente al Frenado de Urgencia (AFU). Pero además incorpora el Control de Estabilidad (ESP), un sistema que no aparece en todos los modelos del segmento y es uno de los asistentes electrónicos más importantes para corregir maniobras y evitar siniestros. Hay un abismo en el comportamiento de un auto que trae este elemento con otro que no lo posee.

En lo que respecta a la iluminación, aspecto fundamental para la conducción segura, proviene de fábrica con faros antiniebla delanteros y traseros, que mejoran considerablemente la visión en situaciones de visibilidad reducida por condiciones climáticas adversas. Por su parte, las luces bajas se pueden regular eléctricamente desde el interior, un recurso importante teniendo en cuenta que con el auto cargado la altura del vehículo puede variar.

Si bien aún el LatinNCAP aún no sometió al C-Elysée a pruebas de impacto para poder comprobar la eficación de su comportamiento estructural, hace tres años lo ensayó el EuroNCAP con diferentes crash tests. En aquella oportunidad obtuvo tres estrella de cinco posibles, con 71% de protección adultos, 75 % de protección a niños y 54 % de protección a peatones.

Motorización, Transmisión y Comportamiento:
Una sola opción de motorización presenta el Citroën C-Elysée en Argentina. Es un naftero VTi 1.6 de 4 cilindros en línea y 16 válvulas, con distribución variable, que también utiliza el C3. Con este conjunto consigue una potencia de 115 CV a 6.050 rpm y un torque máximo de 150 Nm a 4.000 rpm. Este impulsor trabaja junto a una caja manula de 5 marchas.

No es de lo más interesante que ofrece el auto. Estamos en presencia de un propulsor bien racional, del cual no se pueden esperar salidas enérgicas y sensaciones vibrantes. Por el contario, para que encuentre su mejor versión hay que llevarlo demasiado alto en vueltas, porque en la salida resulta bastante perezozo. Cuando realizamos las pruebas de aceleración nos arrojó 11,27 segundos para alcanzar los 100 km/h partiendo de cero.

En ciudad se desempeña con soltura y sin limitaciones pero en ruta o autopista las mejoras son muy progresivas.  Al encarar encarar sobrepasos (es necesario recurrir a los rebajes) y suele complicarse si el C-Elysée, además, está cargado con varios pasajeros y equipaje. Para pasar de 80 a 120 km/h en 5ta velocidad fueron necesarios 15,32 segundos.

Las caracterísiticas de esta sociedad motor-transmisión a priori nos hace suponer que los consumos de combustible son moderados. En las pruebas que le efectuamos con nuestro propio instrumental quedó demostrado que es realmente austero.Es así que circulando a 100 km/h demandó 6,1 l/100 km que con una capacidad del tanque de combustible de 50 litros permite recorrer más de 800 kilómetros si reabastecerse, cuando circulamos a 130 km/h eñ gasto de combustible no crece en demasía ya que solo requiere 7,9 l/100 km. En el ámbito urbano ya el número crece un poco más, con 9,3 litros para 100 kilómetros recorridos. La marca francesa anunció que este año podría llegar una versión turbodiésel, una interesante alternativa ya que estos motores son muy demandados por el cliente de este segmento.

Los ingenieros de Citroën se  centraron en conseguir que el C-Elysée sea un vehículo polivalente, capaz de soportar todo tipo de uso, bajo condiciones climáticas diferentes teniendo en cuenta los múltiples destinos donde se comercializa. Para ello fue sometido a un intenso circuito de pruebas, con más de 4 millones de kilómetros recorridos alrededor del planeta , ante situaciones de frío, polvo y caminos de riesgo.

Las conclusiones obtenidas en el programa sirvieron para que se ajusten dirección y suspensiones, en busca de un mayor confort de marcha para todos los pasajeros. La dirección de asistencia eléctrica se destaca por la suavidad y precisión. Para los que desde hace rato mostramos canas, es casi imperioso contar con una dirección que sea agil en maniobras reducidas y firme a mayor velocidad.

Las suspensiones le proporcionan un andar equilibrado que privilegia las sensaciones confortables en detrimento de las performances más deportivas. Por su parte, la eficiencia del sistema de frenos , con un pedal de tacto fiel, detiene al auto en distancias cortas y sin pérdida de trayectoria. En eso inciden los diferentes asistentes que hacen posible su buena performance.

Una vez más destacamos la incorporación del ESP de serie porque es una especie de corrector pendiente de corregir algún maniobra riesgosa o una mala pasada que nos jugó el camino. Ante la pérdida de estabilidad, enseguida entra en funcionamiento para acomadar el vehículo y devolverlo a su dirección original. Lo percibimos en algunas curvas pronunciadas, en momentos en que la cola comienza a ponerse rebelde.

Probamos el poder frenante del Citroen C-Elysee, para detenerlo completamento cuando circulábamos a 100 km/h demandó 42,1 metros.

Precios:
El Citroën C-Elysée se comercializa en Argentina con una sola versión, VTi 115 Feel, con caja manual de cinco velocidades, cuyo precio es de $315.000. Para este producto la marca francesa presenta una garantía de 2 años sin límite de kilometraje.

La ecuación precio-producto resulta fundamental ya que compite en un segmento muy atractivo en cuanto a las propuestas de diferentes marcas. Allí podemos encontrar al Renault Logan, Chevrolet Cobalt, Nissan Versa, Volkswagen Polo Sedán, entre otros. Son todos exponentes entre los sedanes del segmento B, con la particularidad de ofrecer buen espacio interior y gran capacidad de baúl.

Los cinco primeros mantenimientos programados del C-Elysée tiene los siguientes precios: 10.000, 20.000 y 30.000 kilómetros ($4.270), 40.000 kilómetros ($5.320) y 50.000 kilómetros ($4.270). Para mayor información pueden comunicarse al teléfono de Atención al Cliente: 4121-0300.

A continuación detallamos el cuadro con prestaciones y consumos.

Valores obtenidos con nuestro equipo de medición de performance
Aceleración
0 a 100 km/h 11,27 seg 195,60 m
0 a 100 m 7,48 seg 80,90 km/h
0 a 200 m 11,44 seg 101,20 km/h
0 a 300 m 14,72 seg 114,24 km/h
0 a 400 m 17,84 seg 123,02 km/h
0 a 1000 m 32,80 seg 160,49 km/h
Consumo
Velocidad Régimen motor Consumo Autonomía
a 100 km/h 2.950 RPM 6,1 l/100km 819 km
a 120 km/h 3.450 RPM 7,1 l/100km 704 km
a 130 km/h 3.750 RPM 7,9 l/100km 632 km
Urbano 9,3 l/100km 537 km
Recuperación de 80 km/h a 120 km/h
En 4ta 10.47 seg
 En 5ta 15,32 seg
Seguridad de serie Rueda de auxilio temporal
Habitabilidad Equipamiento de confort justo
Capacidad de baúl Respuesta del motor para sobrepasos
Consumo en ruta
Relación precio/producto
Características Citroen C-Elysée
Motor Nafta 4 cilindros
Cilindrada en cm3 1.587
Potencia CV/rpm 115 a 6.050
Par máximo kgm/rpm 15,3 a 4.000
Velocidad máxima km/h 183 en 5ta
Peso en kg 1.095
Capacidad tanque de combustible en litros 50
Capacidad de baúl dm3 506
Neumáticos 195/55-16
Consumo a 100 km/h 6,1 l/100km
Consumo a 120 km/h 7,1 l/100km
Consumo urbano 9,3 l/100km
Precio en pesos 315.000
Garantía 2 años o 100.000 km
Seguinos en Facebook:
Daniel Panzera

publicado por Daniel Panzera Citroen, Test Drive el 24 de enero de 2017

3 Respuestas

  • Comentarios3
  1. Avatar de Pablo Pablo dice:

    Hola nosotros compramos el Citroen Elysse después de recorrer varias concesionarias y opciones. Nos decidimos por este, en principio por el tema de seguridad y control de estabilidad. Hemos tenido un accidente en ruta con otro auto de mayor gama y realmente nos salvo este tipo de equipamiento. Segundo su habitabilidad, excelente. Eso que somos solo dos, pero viajamos bastante y nos es muy práctico. Tercero acabados. Es un auto europeo, a pesar de ser de un segmento más básico el estándar allí es superior a lo del Mercosur y se nota en los acabados internos. En realidad la pantallita en un auto es “llamativa” pero decidimos renunciar a su “encanto”. Igualmente los comandos de manejo como computadora son muy intuitivos ( ya lo tuvimos en otro auto Peugeot 3008). El andar en ruta es muy bueno e insonorización. Consumo OK. Y el sistema de audio de calidad. No nos arrempentimos en lo más mínimo en la elección. Si fue una decisión racional.

  2. Avatar de Alex Alex dice:

    Lo tengo y comparto 100% lo expresado en la nota. Refleja perfecto lo que el auto es.
    Un par de contras:
    – no viene con alfombras de goma (me dieron provisoriamente la del C4 que a veces se enroscan en los pedales).
    – no trae el kit de seguridad (balizas, botiquín médico, guantes de tela) que se ve en la foto del baúl con la rueda de auxilio. En este segmento esperaba encontrar ese “plus”.
    – en el frente de la radio, hay una ruedita que supone ser el volumen, pero no, es para cambiar el dial y avanza de a unidades menores. No sirve para nada. Debió haber sido el volumen

    Un par a favor:
    – Al realizar un sobrepaso, con sólo mover un poco el guiño hacia abajo, sin que trabe, ya parpadea 3 veces la luz de giro. Idem hacia el otro lado.
    – Al sacar el contacto, se apagan todas las luces aunque no lo hayas hecho previamente (la batería, agradecida).

  3. Avatar de Luis B. Luis B. dice:

    No está nada mal como auto mediano económico, al menos en ese es el sentido … Lo que no me convence: Año 2017 y todavía caja de 5º? … La rueda de auxilio en Argentina solo tiene que ser normal, nunca temporal, y el motor se está quedando chico para ser un auto mediano, también coincido con el tema del A.A. lo vengo observando en autos económicos ó de poco motor para evitar aumento desmedido del consumo de combustible … También será muy bien visto si traen una versión turbodiesel con caja de 6º y un A.A. que enfríe mejor por las características de torque propias del diesel … Quizás también faltaría la “pantallita” solo por cuestión comercial, ó al menos ofrece esa opción pagando la diferencia … El resto muy bien para ser un auto barato … Cordiales saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales