YPF en ruta

Híbridos Flex: la tecnología por la que apostaría Volkswagen para su estrategia de electrificación regional

29 julio 2021
La marca alemana busca impulsar su estrategia de electrificación también en la región. Debido a la falta de infraestructura para vehículos 100% eléctricos, la alternativa más factible es la de desarrollar versiones híbridas autorrecargables, que en el caso del mercado brasileño, serían aptas para funcionar tanto con nafta como con etanol.
jetta hybrid

Tal como lo venimos señalando, Volkswagen está acelerando la transición hacia la electrificación y si bien se sabe que en Europa, Estados Unidos y China el avance será mucho más rápido, también será impulsada en nuestra región, con soluciones adaptadas a la realidad y la infraestructura disponible. Pensar en la llegada masiva de autos eléctricos aún es difícil, ya que hace falta especialmente una red de estaciones de carga acorde a la larga distancia existente entre muchas ciudades, provincias o estados en Sudamérica. Sin embargo, hay alternativas intermedias mucho más prácticas y fáciles de adaptar: la tecnología Híbrida Flex sería la solución ideal según la marca alemana.

Así lo indicó Pablo Di Si, Presidente y CEO de Volkswagen en América del Sur, haciendo referencia especialmente al mercado brasileño, acostumbrado a las motorizaciones Flex, aptas para nafta o etanol. En este caso, la novedad sería la incorporación de un motor eléctrico y baterías de mayor capacidad para formar un tren motriz híbrido. A decir verdad, la idea no es nueva: Toyota fue la primera en desarrollar esta tecnología, ya probada con éxito en el Corolla, Corolla Cross y Prius.

vento jetta

A nivel global, la firma de Wolfsburg posee tres alternativas híbridas, el sistema mild-hybrid con un pequeño motor eléctrico y sistema de 48V que sólo actúa en determinadas ocasiones para reducir el consumo y las emisiones; el sistema híbrido convencional autorrecargable y el sistema Plug-in Hybrid, que proporciona una mayor autonomía en modo eléctrico y permite recargar las baterías en una fuente externa. Esta última opción resulta más compleja y cara tanto de producir como de comercializar, por lo que la compañía apunta a desarrollar versiones híbridas convencionales, que no necesitan de una infraestructura para la recarga de las baterías y se adaptan perfectamente a la ya existe, al reabastecerse con nafta o etanol.

A modo de ejemplo, nuestros colegas de Noticias Automotivas mencionan al Jetta Hybrid (Vento) presentado en 2012 en el Salón de Detroit. Si bien estaba desarrollado sobre la generación anterior del sedán mediano, muchos de sus componentes pueden ser aprovechados al ser producidos localmente. En este caso, el Vento utilizaba el conocido propulsor naftero 1.4 TSI (que actualmente se fabrica en Brasil) de 150 CV, asociado a un motor eléctrico de 27 CV y a la caja automática DSG de doble embrague y 7 velocidades. El conjunto entregaba 170 CV y 25,5 kgm de torque, con un consumo realmente bajo de 17,8 km/l en ciudad y de 20,4 km/l en ruta según la homologación estadounidense. Considerando que gran parte de los productos de la marca comparten este motor, la incorporación de esta tecnología podría ser factible, dejando abierta la posibilidad de contar, en algún momento, con un Polo, Virtus o Taos Hybrid.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero VolksWagen el 29 de julio de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales