Test Drive Volkswagen Polo Trend 1.6 MSI: la fórmula justa

9 enero 2023
Volkswagen Polo Trend test drive

Nada se pierde, todo se transforma dice una frase muy conocida y que podría aplicarse para definir al Polo Trend y su difícil tarea de reemplazar –al menos temporalmente- al icónico Gol. Tras la salida obligada del mercado de su tradicional hatchback que supo liderar durante décadas el ranking de ventas al no incorporar el control de estabilidad (ESP), obligatorio en Argentina desde enero de este año, Volkswagen se vio obligada a buscar un nuevo producto de acceso a la marca y para ello creó una configuración especial del Polo, para posicionarse por debajo de la versión de acceso con la que contaba y con dos particularidades: una, que sólo está disponible a través de plan de ahorro o financiación y otra, que todo parece indicar que tendrá una vida relativamente corta ya que en 2023 sería reemplazado por el Polo Track que fue presentado a fines del año pasado en Brasil y que ocupará de manera definitiva el lugar del Gol como modelo de entrada.

Volkswagen Polo Trend test driveEs así como nació el Polo Trend, pensado para ocupar un lugar que sin dudas es muy difícil de cubrir en cuanto a tradición e imagen, pero que como veremos a lo largo de este test, realmente tiene con qué.

Diseño exterior:

Simpleza, esa es la palabra que define mejor el aspecto del Polo Trend. El hatchback fue presentado en nuestro país en 2018 y a lo largo de estos años puede decirse que envejeció muy bien o, diciéndolo de una manera más simpática, no evidenció demasiado el pasar de los años. Esto lo logra gracias a la clásica fórmula de Volkswagen, un diseño sobrio y continuista que siempre funciona en lugar de arriesgarse con una propuesta más rupturista. La actual generación del Polo se destaca por sus trazos rectos más marcados y los logrados pliegues de la carrocería en los laterales, que le imprimen un poco más de carácter y dinamismo.

Volkswagen Polo Trend test driveEl detalle principal que indica que estamos ante esta versión son sus llantas de acero con embellecedores plásticos (tazas). También perdió los apliques cromados junto con el emblema lateral que identificaba el nivel de equipamiento y si bien los faros halógenos son los mismos del resto de la gama, en el lugar de las luces antiniebla sólo cuenta con las DRL de Led. En síntesis, una estética simple, sobria –y hasta algo aburrida- aunque típicamente Volkswagen.

Interior:

Al igual que el exterior, puertas adentro no nos depara ninguna sorpresa respecto al modelo que ya conocemos desde hace casi cuatro años. Caracterizado por sus trazos rectos, el Polo fue uno de los primeros productos de la marca en darle mayor protagonismo a la digitalización y conectividad, con ítems como el instrumental 100% digital Active Info Display y una nueva generación de sistemas multimedia con la pantalla ubicada en la parte superior de la consola central a la misma altura del cuadro de instrumentos, dejando por debajo a las salidas de aire. Como es lógico en una versión de este tipo, el Polo Trend carece de dichos elementos tecnológicos presentes en las opciones más equipadas, aunque no los resigna del todo y conserva una interesante dotación de equipamiento.

Volkswagen Polo Trend test driveLa presentación del tablero, con plásticos duros y la ausencia de revestimientos en los paneles de las puertas o la plancha frontal es una de las principales críticas que siempre le hicimos al Polo y que promete mejorar en su actualización que ya fue lanzada en Brasil. En el caso de esta versión Trend, esa simpleza resalta aún más al estar completamente despojado de cualquier detalle que apunte a realzar su imagen: nada de apliques piano black, símil aluminio o algún inserto color carrocería, el color negro predomina en todo el habitáculo y resigna todo tipo de decoración. Sin embargo, a favor hay que decir que la calidad es correcta y todo está muy bien ensamblado, sin ruidos a encastres ni grillitos.

Volkswagen Polo Trend test driveLa habitabilidad es la misma del resto de la gama Polo, muy buena adelante como en las plazas traseras. Según nuestras mediciones sobre otras variantes –no varía en el Trend ya que ninguna versión dispone de techo eléctrico ni alguna particularidad que aumente o disminuya el espacio-. Con la butaca del conductor en la posición de regulación más baja disponemos de 16 cm de la cabeza al techo y si lo elevamos hasta su máximo recorrido todavía nos quedan 6 cm. En las plazas traseras para un pasajero de 1,75 m dispone de 12 cm desde las rodillas hasta el respaldo de las plazas delanteras y 6 cm respecto al techo.

Equipamiento:

Al tratarse de una versión base uno esperaría un listado muy justo con varios faltantes teniendo en cuenta que se busca lograr un precio más accesible. Sin embargo, esto no sucede del todo en el Polo Trend, con algunos ítems que nos sorprenden por formar parte del equipo de serie pero con faltantes un tanto insólitos.

Volkswagen Polo Trend test drive

Empecemos por los puntos positivos: cuenta con un completo instrumental analógico con velocímetro, tacómetro e indicadores de nivel de combustible y temperatura más las luces testigo y el display de la computadora de a bordo, monocromático y simple sí, pero siempre preciso y efectivo. El instrumental digital puede ser el futuro, pero un buen tablero analógico, nunca falla. Posee también volante multifunción, levantavidrios eléctricos en las 4 puertas e incluso con one touch –recordemos que es la versión base-, aire acondicionado manual con las clásicas ruletas circulares de VW –más intuitivas que el nuevo comando táctil de la versión full- y la estrella del conjunto, el sistema multimedia Composition Touch, con display de 6,5″. No es el de la pantalla más grande del segmento ni tan avanzado como el VW Play del Highline, pero es completo, ofrece compatibilidad para Android Auto y Apple CarPlay, datos de viaje y los siempre valorados mandos físicos, teclas grandes y al alcance del conductor junto con las perillas para regular el volumen o realizar otros ajustes. Carece de cámara de retroceso pero es algo que no es de consideración al tratarse de la versión de acceso. El tapizado es de tela, agradable al tacto y cómodo para el día a día y posee apertura interna de la tapa del baúl. Como toda opción base, la consola y otros sectores del tablero poseen varias teclas ciegas.

Volkswagen Polo Trend test drive

Clásicos: al tratarse de una versión base, los espejos se regulan de manera manual, al igual que el aire acondicionado.

Ahora es momento de pasar a las críticas y a los faltantes que considero insólitos: el Trend no posee ningún tipo de regulación de la columna de dirección, es completamente fija como las versiones base del Gol. Considerando que se trata de su sucesor y de un vehículo que siempre tuvo un posicionamiento superior, es inadmisible que no posea al menos regulación en altura. Otro detalle casi “retro” que aparece en este Polo son las palanquitas para ajustar los espejos. No es algo grave, pero no deja de ser llamativo que cuente con levantavidrios eléctricos en las cuatro ventanillas –incluso con one touch-, pero que hayan omitido colocarle regulación eléctrica a los espejos. Por último, el tercer punto cuestionable es que si bien posee apertura interna del baúl –desde un botón ubicado al costado izquierdo de la selectora-, el mismo no pueda abrirse desde la propia tapa del baúl, ni presionando el logo ni con algún botón o manija. Dicho sea de paso, su capacidad de carga mantiene los 300 litros, ampliables rebatiendo el respaldo de los asientos traseros (enterizo). La rueda de auxilio es del tipo temporal, rodado 14.

Seguridad:

Muy buena considerando su posicionamiento, cumple con lo obligatorio y posee algunos extras: cuenta con 4 airbags (frontales y laterales), frenos con ABS/EBD/BA, control de tracción, control de estabilidad, asistente al arranque en pendientes y anclajes Isofix.

Volkswagen Polo Trend test drive

Más seguro: uno de los principales puntos a favor respecto al Gol es la evolución en seguridad del Polo Trend, con 4 airbags y ESP de serie.

A modo de referencia, este año el resyling del Polo fue evaluado por Latin NCAP y recibió sólo tres estrellas. Si bien no mostró falencias de consideración en su estructura, el organismo de seguridad le otorgó dicha calificación por no ofrecer sistemas de asistencia a la conducción –ni siquiera en las versiones más equipadas- y un listado reducido en comparación con el Virtus importado de India que se comercializa en México y que dispone de 6 airbags.

Los ítems antes mencionados lo dejan en igualdad de condiciones frente al Peugeot 208 –su rival más directo-, por debajo del Onix –que cuenta con 6 bolsas de aire- y por encima del Argo –que sólo dispone de dos airbags-, el resto del listado es idéntico en todas las versiones base.

Mecánica y comportamiento:

No hay sorpresas en este apartado, al igual que el resto de la gama el Polo Trend está impulsado por el conocido motor naftero 1.6 MSI con tapa de 16 válvulas que entrega 110 CV a 5.750 rpm y 155 Nm de torque a 4.000 rpm. En este caso, se asocia a la también conocida y probada caja manual MQ200 (producida en Córdoba) de 5 velocidades.

Volkswagen Polo Trend test drive

Un viejo conocido: al igual que toda la gama, el Polo Trend mantiene el motor 1.6 MSI de 110 CV. No sobresale en prestaciones, pero juega a su favor el mantenimiento más simple y accesible.

Nuevamente tenemos que separar lo bueno y lo malo de este conjunto motriz: por el lado positivo, es una mecánica muy correcta, eficaz tanto en ciudad como en ruta. Si bien no tiene la reacción de los modernos motores turbo, la respuesta es adecuada y el buen escalonamiento de la caja ayuda a sacarle el mayor provecho. En ese sentido, mención aparte para el excelente tacto de la transmisión, de recorridos cortos y precisos, pasan los años y aunque le reclamemos una sexta marcha, Volkswagen sigue siendo la referencia en cuanto a lo preciso de sus selectoras, imposible errar un cambio.

En un término medio quedan los consumos y performance, lógicos para un motor de este tipo, no sorprenden pero tampoco desentonan, tal como sucede con el Peugeot 208 y su también “clásico” 1.6 de 115 CV: en ciudad, el Polo Trend demanda alrededor de 9,8 l/100 km. A la hora de salir a la ruta, a 100 km/h consume 6,5 l/100 km, mientras que a 130 km/h sube a 7,4 l/100 km. En todos los casos, siempre con el aire acondicionado encendido.

Lo mejorable, tal como señalamos anteriormente, es que ya es hora de ofrecer cajas manuales de seis marchas. Toyota es la única que lo hace en el segmento en nuestro mercado y GM en Brasil, aunque en Argentina las versiones manuales sólo llegan con transmisiones de 5 velocidades. Ayudaría mucho a reducir el régimen de giro del motor en ruta y por lo tanto a bajar el consumo. También podríamos mencionar el motor 1.6, ya entrado en años y de prestaciones justas. Hay quienes reclaman la incorporación de propulsores más modernos como el 1.0 TSI que llegaría con el restyling del Polo. Sin embargo, si pensamos en alguien que elige a este Polo Trend como primer auto, el contar con el propulsor 1.6 MSI puede llegar a ser una ventaja: es de mantenimiento más sencillo y menos costoso que un moderno impulsor turbo, que demanda un lubricante muy específico y combustible Premium –de preferencia-. En este caso, el aceite es el 5W40 de siempre y sólo demanda súper.

Volkswagen Polo Trend test drive

El comportamiento dinámico es también el típico de Volkswagen, muy buena puesta a punto de la suspensión –siempre tirando más hacia lo firme que a lo mullido, aunque en esta versión al contar con neumáticos de perfil alto, las imperfecciones del camino se transmiten un poco menos-, lo que le da una irreprochable tenida en ruta y una agradable sensación de seguridad. Siempre resulta cómodo manejarlo tanto en ciudad como en ruta, donde sólo percibimos cierta rumorosidad por encima de los 120 km/h por filtraciones eólicas, aún así la insonorización resulta correcta para una versión base. La calibración de la dirección –con asistencia variable- también es correcta, mientras que los frenos –con discos adelante y tambores atrás- cumplen su cometido, aunque sin sobresalir.

Conclusión:

¿Es el Polo Trend un digno sucesor del Gol? A nivel de producto, evidentemente sí. El salto hacia la plataforma MQB-A0 con las mejoras tecnológicas y de seguridad, sumado a una mayor habitabilidad inclinan decididamente la balanza hacia el lado del Polo. Claro que para llegar a convertirse en un referente, en un único como el Gol, deberá replicar su trayectoria y arraigo en toda la región, una tarea muy difícil de lograr en un contexto de mayor competencia y en el que los SUV’s siguen ganando terreno.

Volkswagen Polo Trend test driveSi bien es una versión comercializada sólo a través de plan de ahorro, su precio de lista es de $4.362.200, aunque bajo la situación actual del mercado, los valores de lista siempre terminan siendo ficticios.

Más allá de que este año será reemplazado por el Polo Track, lo que le dará una corta vida a esta versión, sin dudas resulta una opción muy interesante como primer 0km: no decepciona en equipamiento, su mecánica es simple y eficaz y a la hora de venderlo, tiene el respaldo de una marca como Volkswagen, siempre bien valorada. Por todo esto, como señalamos en el título, el Polo Trend ofrece la fórmula justa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 16 Valvulas (@16valvulasarg)

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Test Drive, VolksWagen el 9 de enero de 2023

2 Respuestas

  • Comentarios2
  1. PEDRO BOURGUIGNE dice:

    Hola, comparto q es hora q se generalice la caja manual de 6 marchas, las prefiero a las automáticas, y el pacer de manejarlas es superior al de 5 marchas, ni hablar en la montaña.

  2. Ernesto Garcia dice:

    muy bueno el test! falta el 0 a 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *