Impuestos internos: desde marzo, pasarán a tributarlo 0km con precios desde $3.770.000

28 enero 2022
Según anticipa el diario Ámbito Financiero, en las próximas semanas el Gobierno oficializará el aumento en la base imponible, con un ajuste del 9,857% respecto al valor actual. La medida tendrá vigencia desde el 1º de marzo hasta el 31 de mayo y como suele suceder, puede afectar a vehículos del segmento B y C, incluso de producción nacional.
impuesto autos lujo

La acción se repite y parece no tener fin, provocando siempre el mismo resultado, mantener la distorsión en los precios. En marzo se actualizará nuevamente la base imponible a partir de la cual los vehículos 0km tributan los denominados impuestos internos, que en este caso pasará a ser $3.770.000 en el precio de venta al público.

Esta actualización representa una suba del 9,857% correspondiente el aumento en los precios mayoristas de los vehículos registrado en los últimos meses y tendrá vigencia desde el 1 de marzo hasta el 31 de mayo. Como es habitual, los autos que sobrepasen este valor, tributarán una arancel del 20% para la primera escala –vale recordar que hoy en día la base imponible está en $3.400.000 de precio de venta al público-. Según la web Ámbito Financiero, el valor mayorista o precio de fábrica será de $2.648.602, al que debe sumarse el IVA (21%) y la comisión del concesionario (15%) llegando al precio final de $3.770.000.

La medida aún no fue ratificada por el Gobierno, pero se espera que en las próximas semanas sea aprobada y publicada en el Boletín Oficial. También como era de esperarse, se mantendrá la segunda escala, que en este caso aplica un arancel del 35% a los vehículos cuyo precio de venta actual ronda los $7.960.000.

Tal como señalamos anteriormente, el aumento en la base imponible no representará grandes cambios frente a lo que ya sucede. Con la inflación y el consecuente aumento de precios, prácticamente ya no quedan 0km de menos de $2.000.000 y, teniendo en cuenta que la primera escala se aplicará a partir de $3.770.000, este valor se acerca peligrosamente a vehículos del segmento B y C. Por ende, como ocurre desde la implementación de los mal llamados “impuestos al lujo”, muchos productos aparecerán “topeados” en las listas de precios oficiales para evitar este gravamen. Así, este tributo termina perjudicando no sólo a vehículos importados extrazona o del segmento Premium, sino también a modelos de producción nacional como la Volkswagen Taos o la Toyota SW4, mientras que otros como el Chevrolet Cruze o el Peugeot 208 quedan al borde de abonarlo. Quedan exceptuadas las pick ups, al ser consideradas vehículos de trabajo. Otra consecuencia, que siempre se recomienda denunciar, es que los concesionarios cobran importantes sobreprecios –muy por encima del valor de lista- para asegurar al cliente la entrega de la unidad.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Industria el 28 de enero de 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.