Fundación Gonzalo Rodríguez: 20 años trabajando para mejorar la seguridad vial en la región

10 diciembre 2019
La ONG creada en homenaje al reconocido piloto uruguayo viene realizando diversas campañas de capacitación y concientización sobre seguridad vial. En nuestro país, la filial local lleva a cabo charlas sobre los Sistemas de Retención Infantil (SRI) y un programa que busca reducir a cero los accidentes de motos que viene implementándose en el norte argentino.
fundacion gonzalo rodriguez

Gonzalo “Gonchi” Rodríguez fue un destaco piloto uruguayo que falleció el 11 de septiembre de 1999 durante las pruebas de clasificación de la CART (ahora Indy Car) en el mítico circuito estadounidense de Laguna Seca. Luego de su muerte y para seguir manteniendo vivo su recuerdo, su hermana menor, María Fernanda “Nani” Rodríguez se propuso devolver el afecto que el público sentía por gnocchi y creó una fundación que lleva su nombre y que busca la inclusión y la educación de las próximas generaciones a través del deporte y diversas actividades.

nani

Ya convertida en Organización No Gubernamental (ONG), la Fundación tiene representación en toda Latinoamérica y el Caribe y cuenta con su sede central en Uruguay junto con filiales en Argentina, Chile y Colombia, enfocándose como misión reducir los lesionados graves y fallecidos por siniestros de tránsito, promoviendo la movilidad segura y saludable. Para ello promueve la seguridad vial infantil a través de la Investigación, Capacitación, generado redes de trabajo que apuntan a posicionar la temática de la seguridad en la agenda pública. Además, cuenta con el respaldo de otras reconocidas organizaciones como Latin NCAP, de la cual es socio fundador e integrante del directorio y es miembro de la United Nations Road Safety Collaboration (UNRSC), un grupo de colaboración de las Naciones Unidas para la promoción de la Seguridad Vial y de la Alianza de Prevención de Lesiones Infantiles (CIPA) que se dedica a la prevención de lesiones en niños y adolescentes en Estados Unidos y el mundo.

En nuestro país, la filial local también tiene su propia línea de trabajo basada en dos pilares: la seguridad infantil y la reducción de los accidentes en moto mediante la capacitación.

Programa “Seguridad del Niño Pasajero”:

Este programa busca educar a la población y capacitar a referentes de nuestro país para que promuevan la correcta utilización de los Sistemas de Retención Infantil (SRI). Justamente, una de estas charlas se realizó recientemente en la Ciudad de Buenos Aires (ver nota).

Mediante actividades didácticas y charlas, la fundación busca generar conciencia e impulsar hábitos que permitan preservar a los niños de siniestros de tránsito y promuevan en la comunidad las buenas prácticas de seguridad vial. La idea es que los chicos aprendan jugando mientras sus padres que concurren a las actividades con sus vehículos son asesorados por especialistas en el correcto uso de la sillita infantil.

Vale recordar que según las estadísticas, cada año mueren 320 niños de 0 a 14 años a causa de siniestros de tránsito y con el uso de los SRI esta cifra puede reducirse hasta en un 70% en niños menores de un año y de un 54% a 80% en el caso de niños de corta edad.

sillas

Consejos:

  • Todos los chicos de 0-12 años deben viajar en el asiento trasero, usar el Sistema de Retención adecuado para su edad, peso y altura.
  • Para que un niño viaje seguro es necesaria la correcta selección de la silla, su adecuada orientación e instalación y la ubicación correcta del niño en la silla.
  • Se recomienda que los niños viajen en un SRI a contramarcha el mayor tiempo posible, mínimo hasta los 2 años, para una mayor protección de su cabeza, cuello y columna; respetando el peso máximo del SRI para esa orientación.
  • El traslado seguro de un niño que mida menos de 1,50 requiere alguna sujeción especial.
  • El criterio no aplica a adultos que midan menos de 1,50, porque su estructura física es más fuerte que la de un niño.
  • Todas las sillitas deben cumplir con las normas técnicas internacionalmente reconocidas y estar homologadas por los organismos acreditados en nuestro país. Obviar cambios de cinturones genéricos o imitaciones, aceptar originales con normativa técnica reconocida.
  • No se recomienda instalar anclajes que no estén incluidos de origen en el vehículo, ni en el SRI.
  • Verificar que la fecha de vencimiento de la sillita esté vigente y reemplazarla cuando expira la fecha de caducidad.
  • Si el SRI participa en un choque, aunque no vaya ocupada por un niño, debe reemplazarse por uno nuevo.
  • Debe cambiarse si tiene daños visibles (carcasa, broches, arneses, anclajes) o alguna de las partes se pierde.
  • Cuando el SRI ya no soporta el peso del niño que la utiliza, debe ser reemplazado por uno nuevo, adecuado al peso del niño.

Programa «reducir a cero los accidentes de motos”:

De acuerdo a los datos del Anuario Estadístico de la Dirección del Observatorio Vial, más de 5.400 personas perdieron la vida en accidentes de tránsito en Argentina, de los cuales el 43,8% eran motociclistas. Tomando este dato como premisa, la Fundación comenzó a brindar cursos de capacitación a los capacitadores de centros emisores de licencias de conducir de las provincias de Salta, Jujuy, Santiago del Estero y Tucumán con el objetivo de concientizar a la población sobre la necesidad de ser precavidos, responsables y respetuosos de las normas de tránsito.

cascos

Los primeros cursos se están brindando en el norte del país, ya que según el Anuario Estadístico de la Dirección del Observatorio Vial, más del 44% de las víctimas de accidentes fatales se registraron en Salta y Santiago del Estero, 41% en Jujuy y 67% en Tucumán.

Al respecto, Nani Rodríguez señaló: «Hay una percepción del riesgo distorsionada, que sumada al hecho de conocer la zona que transita, hace que el motociclista minimice precauciones esenciales para evitar siniestros. La concepción de que la moto por ser pequeña puede circular entre los vehículos sin cumplir las reglas del tránsito, es otra de las situaciones que pone en riesgo la vida propia y de los demás. En una colisión en moto, el cuerpo absorbe una magnitud energética muy grande, y se incrementa exponencialmente la posibilidad de salir gravemente herido o perder la vida. Es vital respetar las normas. El programa tiene un efecto amplificador, llegar a todos los capacitadores de Centros de Licencias del país es acercarnos también a todos los aspirantes a licencias de conducir moto».

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Seguridad Vial el 10 de diciembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales