noticias camiones buses

El Dakar 2012 regresa a Fiambalá

27 septiembre 2011

Tras el diseño del recorrido, sigue adelante la preparación del Dakar 2012 con la redacción del road-book, la biblia que deberán seguir con precisión los vehículos inscritos en la carrera. Dos tercios de las etapas están terminadas. Y la de Fiambalá ha hecho honor a su fama de dura, también para el equipo de reconocimiento.

El recorrido Mar del Plata – Lima fijado por el equipo del Dakar para la edición 2012 llevará a los pilotos por un periplo de prácticamente 9000 kilómetros, con un programa deportivo que ahora se prepara de forma pormenorizada etapa por etapa. David Castera, rodeado de un puñado de expertos en pistas y desiertos de todo tipo, prácticamente se ha pasado todo el mes de septiembre en Argentina y Chile. En la segunda vuelta de reconocimientos, hay que plasmar sobre el papel el itinerario que seguirán todos los vehículos en enero. Kilómetro tras kilómetro, se van llenando las casillas del road-book para indicar que se atraviesa un río seco, que cambia el rumbo o que se acerca un agujero, con un cierto nivel de peligro, etc. Tras tres semanas de exploración, han quedado validadas diez etapas sobre el terreno y, una vez pasados los esbozos a limpio, están listas para la impresión.

Los pilotos del Dakar están acostumbrados a sudar la gota gorda en las dunas blancas de Fiambalá y el convoy encargado del reconocimiento ha sufrido en propia carne la dureza del terreno: se han necesitado tres días para elaborar la 5ª etapa del rally. La misión estaba clara para Jean-Pierre Fontenay, dos veces campeón de la prueba y ahora al volante de uno de los tres vehículos de reconocimiento. Para elaborar un road-book fiable y fiel a las condiciones de carrera, hay que aproximarse al máximo al ritmo al que progresan los líderes, lo que le ha llevado a poner a prueba la solidez del Amarok entre sus manos.

Incluso cuando no se corre contra el reloj, basta con cometer un pequeño error para perder mucho tiempo. Al pequeño equipo de aventureros les ha costado una jornada entera: tener que parar, esperar la llegada desde Córdoba de los recambios necesarios para la reparación y ponerse manos a la obra para que el vehículo estuviera listo para correr de nuevo… En Chile, el desierto de Atacama reservaba nuevas sorpresas a la expedición. Aparte de las grandes oscilaciones térmicas (una máxima de 35º en el momento más caluroso del día, frente a los 3º a la hora de acostarse), los reconocimientos del Dakar pasaron por Arica poco después de una jornada histórica.

Las fuertes lluvias torrenciales que acababan de precipitarse sobre la región ponían fin a una sequía centenaria. Así que nuestros compañeros tuvieron que abrirse camino por un paisaje totalmente cambiado. Forman parte de los privilegiados que han podido sacar algunas fotos de un Atacama verde y cubierto de flores. Una pradera en pleno desierto.

Seguinos en Facebook:
Daniel Panzera

publicado por Daniel Panzera Rally el 27 de septiembre de 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales