Advertisement Axion Promo Quantium

Anticipo: el Nissan Kicks regional tendrá detalles de diseño exclusivo y podría sumar un motor turbo

23 agosto 2020
Así lo adelantó Marco Silva, presidente de Nissan Brasil en una entrevista con la web Motor1. Si bien el restyling será similar al de su par asiático, contará con algunas modificaciones adaptadas al gusto local. Por otra parte, la marca estudia recurrir a su alianza con Renault para compartir propulsores turbo –podrían ser el 1.3 TCe o el 1.0 TCe-, mientras que la versión híbrida e-Power llegaría en 2022.

A pocos días para el inicio de la preventa del nuevo Versa en Argentina, otro de los productos que siguen con especial atención los usuarios y entusiastas de la marca japonesa en nuestro país es el Kicks, el B-SUV que ya se convirtió en el vehículo más vendido de la compañía en la región y cuyo rediseño fue presentado hace unos meses atrás en Tailandia y se fabricará en Brasil el año que viene. Ahora, nuestros colegas de Motor1 entrevistaron a Marco Silva, Presidente de la filial brasileña de Nissan, quien adelantó algunas de sus características.

Si bien el restyling será similar al de su par asiático, con cambios concentrados principalmente en el sector frontal -que recibió una parrilla aún más grande y que se extiende hasta la toma de aire, remarcando la filosofía de diseño V-Motion, con un marco en forma de V cromado y un entramado en color negro brillante para la grilla, junto con faros son más finos y alargados que utilizan proyectores de Led- entre otras modificaciones, el Kicks regional tendrá algunos detalles estéticos propios adaptados al gusto del cliente local. Lo mismo sucederá en el interior, con terminaciones e ítems de equipamiento específicos.

Pero eso no es todo, la novedad más importante revelada por el ejecutivo es que está en estudio la incorporación de una versión turbo. Silva reconoce que en ese sentido la marca está algo atrasada respecto a la competencia dado que no dispone de una opción de este tipo en el portfolio actual, pero para subsanarlo recurriría a su alianza con Renault. Si bien evitó dar mayores precisiones, así como el motor naftero 1.6 actual también es utilizado por los productos del rombo, la marca francesa compartiría el propulsor 1.3 TCe de 150 CV que debutará en el facelift de la Captur y en la nueva generación de la Duster. Vale recordar que este motor fue desarrollado en conjunto con Mercedes-Benz y es utilizado por varios modelos de ambas automotrices. Además, al proveer a otra marca –en este caso, Nissan- la producción del impulsor se hace aún más rentable.

La otra alternativa, algo más “verde” dado que aún no se presentó este motor, es que comparta con Renault el nuevo propulsor 1.0 TCe (turbo) que está siendo desarrollado en India para el monovolumen Triber y el A-SUV Kiger. Este impulsor está basado en el 1.0 de tres cilindros del Kwid al que se le incorporó un turbocompresor y también podría ser utilizado por la próxima generación del Sandero y Logan. La adopción de estas nuevas mecánicas podría acelerarse para que la marca pueda cumplir con las metas de eficiencia planteadas por el plan Rota 2030 vigente en el país vecino.

¿Y la versión híbrida? El impacto de la pandemia de coronavirus afectó el cronograma de la compañía atrasando la incorporación de esta variante e-Power, que como muchas veces explicamos, tiene la particularidad de utilizar el motor eléctrico para impulsar al vehículo y el motor de combustión sólo como generador para recargar las baterías. Sin embargo, sigue estando confirmada para nuestra región: aunque llegará un año después del restyling, es decir, para 2022, tendrá un plus, ya que deberá ser adaptada para funcionar con etanol, siendo un híbrido-flex como el Toyota Corolla. Será cuestión de esperar.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Nissan el 23 de agosto de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales