Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi: así es el plan de reestructuración de la marca del rombo

31 mayo 2020
Este viernes, la firma gala dio a conocer su parte en la nueva estrategia que adoptará la alianza entre las tres automotrices. Renault se enfocará en los mercados de Europa, América del Sur, Rusia y África del Norte, unificando en nuestra región sus autos y SUV’s bajo la plataforma CMF-B. También implicará un fuerte recorte de empleos a nivel global.
Groupe renault

El miércoles, Jean-Dominique Senard, Presidente de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi dio a conocer la nueva estrategia que adoptarán las tres compañías en la que cada marca se especializará en un segmento, tecnología y mercado, mientras que las otras compartirán sus desarrollos. Al día siguiente, los directivos de Nissan explicaron su parte dentro de este plan y el viernes fue el turno de la marca del rombo, que como ya anticipamos, se enfocará principalmente en los mercados de Europa, América del Sur, Rusia y África del Norte.

Siguiendo el esquema leader-follower en la que una compañía –en este caso Renault- se encargará del desarrollo de una plataforma y vehículo, que luego las otras tomarán como base para sus propios productos, la firma gala se especializará en los segmentos A y B, así como en los sistemas de infoentretenimiento y conectividad y en utilitarios eléctricos.

En nuestra región, la principal novedad es que se introducirá y unificarán todos los productos de Renault y Nissan –a excepción de los utilitarios- bajo la plataforma modular CMF-B, en lugar de las cuatro plataformas distintas que existen actualmente. Esto no sucederá a corto sino a mediano plazo, con las próximas generaciones –no restylings- del Logan, Sandero, Captur o Nissan Kicks. Los autos y SUV’s serán producidos en dos plantas brasileñas mientras que los utilitarios y/o pick ups podrían fabricarse en Argentina, aunque la marca no lo especificó.

new alaskan

Pero, como era de esperarse, este plan también tiene su lado negativo y prevé fuertes recortes que incluyen el cierre de plantas, con el consecuente despido de casi 15.000 operarios, 4.600 en Francia y 10.000 en otros países, así como la salida de algunos mercados. Así, la compañía espera un ahorro de costos estimado en 2.000 millones de euros.

Bajo esta reestructuración, se reorganizará el centro de I+D (Investigación y Desarrollo) de Guyancourt (Francia), que cobrará mayor importancia ya que allí serán desarrollados la mayoría de los productos de Renault, con menos colaboraciones de los centros de I+D regionales. La producción de vehículos eléctricos, tanto citycars como utilitarios se concentraría en Francia, a la vez que se cancelarán los planes de ampliación de plantas en Marruecos y Rumania. La fábrica de Dieppe por el momento queda en suspenso: si logra sumar otro vehículo con mayor volumen que el Alpine A110, continuará operando, sino es probable que cierre al final de la vida comercial de la actual generación del deportivo. Con todo esto, la capacidad de producción de la marca se reducirá, pasando de 4 millones de unidades a 3,3 millones de vehículos hacia 2024.

Por último y tal como se preveía, Renault se retirará de China, país donde estaba asociado con Dongfeng, compañía a la que le cederá su participación y sólo se limitará a seguir comercializando vehículos eléctricos. El principal motivo será darle prioridad a Nissan, que sí se enfocará en China, Japón y Estados Unidos como sus mercados más importantes.

Seguinos en Facebook:

publicado por Jonathan Romero Renault el 31 de mayo de 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enterate Primero de los Ultimos Lanzamientos:

Suscribete a nuestro newsletter y siguenos en redes sociales